Los Lujos de Maya

Allá en el campo
23 Jul 2019
Invasión: las balas entran por la ventana
23 Jul 2019
PERSONAJES

Los Lujos de Maya

Algunas familias, sobre todo las que tienen dinero, pueden parecer extravagantes para otros. ¿Por qué puede parecernos así? Esta es la historia de Maya y comienza así:

Maya, nombre con el cual conocemos a Omaira, fue el nombre que le dio su madre, Juana Garzón, hija a su vez de un ex militar colombiano. A pesar de el arduo trabajo con su esposo y la escasez que existía, no era suficiente para poder mantenerlos, no tenían mucho dinero, ni poseían cosas lujosas y eran humildes, pero existía una gran felicidad familiar.

Pero llegó el tiempo donde todo se haría todo más difícil.   Era septiembre de 1939, la segunda guerra mundial había empezado, y con el pasar de los años, la situación económica era cada día peor donde sea que uno se encontrara. Ya que muchos países Europeos requerían de comida, medicina y techo a causa de los bombardeos que los dejaron devastado.

Panamá no se quedaba atrás, aunque vivía en una bonanza aparente, lejos de las zonas de guerra, también sufrió. Hubo pobreza y la familia de Maya sufrió mucho más, pues todo subía de precio y no había posiblidades de mejorar económicamente. Ellos, aún así, continuaron dedicados a la agricultura, especialmente al cultivo de lechugas.

Un día contactaron al padre de Maya unos comerciantes y le ofrecieron un trato.  Les propusieron vender sus lechugas alrededor del mundo y a cambio conseguirán una buena paga.  El padre de Maya no pudo negarse ante aquella oferta, ya que sería el negocio que les cambiaría la vida. Y así fue.

Durante esos años de guerra donde la vida de estos humildes agricultores, era diferente, dio un total cambió, a tal punto de llegar a obtener 800 dólares mensuales, lo que era una gran cantidad de dinero en aquellos tiempos, y podías adquirir una casa lujosas. Y así pasar de vivir en una casa humilde se fueron a una finca grande, donde se tenía de todo: perros, vacas, caballos. Era asombroso ver como sus vidas dieron un giro.

Maya, vivió con lujos desde que nació, no experimentó la pobreza en su niñez, y, aunque sus padres sabían que algún día sus ahorros se acabarían, decidieron brindarles todo lo que pudieron a sus hijos, para garantizarles la felicidad.

Los años lujosos de los hijos de estos granjeros terminaron cuando les tocó el turno de crecer.

Maya no tuvo una vivienda independiente, debido a su adicción a las compras y juegos, su ambición por la fortuna, nunca ahorraba, creía mucho en la lotería y visión futura a través de brujería.

Y así fue como Juana Garzón, su madre, partió en 2017 con 102 años. Maya nunca lloró su perdida. Y a pesar de la ida de tantos seres queridos Maya fue fuerte y pocas veces se le ha visto llorar, un corazón fuerte es aquel que sabe de dolor.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES:
Sofia Escobar
Sofia Escobar
Hola, mi nombre es Sofía Escobar, soy una joven chica de 13 años, conmovida por un mundo del arte, música, cine y más. Me gusta invertir mi tiempo dibujando, viendo series o películas o navegando por la web. Cuando crezca, porque me considero pequeña aun, quisiera ser una gran Actriz o una super Detective, son profesiones que me inspiran mucho. Estudio muy orgullosamente en el Colegio Saint Anthony School y estoy cursando el Octavo grado de Premedia. Este Proyecto #500historias, ha sido una asombrosa experiencia, y realmente es algo que me ha llenado mucho de motivación, el saber como todos hemos dado lo mejor de nosotros para esto, Todos Somos Ganadores y todos Somos Talentosos.